Choose your city

IMAGINE PICASSO,
LA EXPOSICIÓN INMERSIVA

Esta experiencia artística nace del encuentro entre Annabelle Mauger, pionera del arte inmersivo, y Rudy Ricciotti, Gran Premio Nacional de Arquitectura en Francia.
Fascinados ambos por Picasso, Mauger y Ricciotti han sumado sus esfuerzos a los de Julien Baron para concebir una escenografía espectacular, inspirada en la ternura con que miraba Picasso la infancia. La imagen se proyecta en gigantescos origamis con el objetivo de deconstruir y reestructurar la obra del Maestro del Arte Moderno.
«Pedagógica en el fondo, y emotiva en la forma, esta exposición es una manera de mirar el arte con nuevos ojos —ha declarado Androula Michael, comisaria especializada en la obra de Picasso—. El objetivo de esta exposición inmersiva, accesible a cualquier persona, sin distinción de edad, lengua o cultura, es abrir el espacio a la emoción, el sueño y la contemplación para todos, hasta para los más jóvenes.»

Al elegir su propio itinerario junto a las pinturas, los visitantes pueden experimentar la obra de Picasso en toda su potencia, y dejarse llevar sin prestar atención a la innovación tecnológica que se oculta tras una exposición como esta.

IMAGINE PICASSO,
UN PROYECTO CULTURAL ÚNICO

El planteamiento artístico en Image Totale© concebido por Annabelle Mauger y Julien Baron sumerge al espectador en las profundidades de los cuadros, permitiéndole explorar todos sus detalles. Son más de 200 las obras de Picasso proyectadas en Image Totale©. Las obras se liberan de sus marcos para ocupar el espacio en un flujo continuo.

Completamente a oscuras a excepción de la luz que emana de las propias obras, cada visitante vive la exposición de una manera distinta. La libertad de elegir su camino lo convierte en un observador que puede tomarse todo el tiempo que desee para mirar en cualquier dirección y zambullirse en la obra de Picasso.

La proyección va acompañada por piezas musicales de Satie y Ravel, contemporáneos de Picasso, pero también de compositores de nuestra época. La música enriquece la experiencia inmersiva, añadiendo una nueva dimensión que abre las puertas al sueño y la contemplación. Déjate guiar por tus ojos y tus oídos, no por lo que tienes en la cabeza.